Consumo vitroceramica

consumo de vitroceramica

Se ha oído mucho que la vitrocerámica es un sistema de cocción más eficiente que las placas de gas, al haber menor pérdida de calor, ya que la superficie caliente coincide con la del inferior del recipiento. ¿Pero conoces el consumo vitroceramica real que se produce al preparar alimentos?

¿Son mejores las de inducción? ¿Cómo poder calcularlo? Te contamos las claves

Consumo de vitroceramica

Para despejar los mitos acerca del consumo de vitroceramica que suelen circular, vamos a ahondar en algunos hechos. La mayoría de las vitrocerámicas consumen entre 1.500 y 4.000 vatios, y la potencia promedio es de alrededor de 2.500 vatios, o 2,5 kw (porque 1 kw = 1.000 vatios).

Es cierto que últimamente están saliendo al mercado unos modelos de vitrocerámicas con un consumo inferior, que aseguran que tienen una potencia poco más de 1,5 kw. Esto es una verdad a medias, ya que más allá de la potencia máxima que tenga una vitrocerámica, lo que determina el consumo es la potencia utilizada y el tiempo de cocción.

¿La vitrocerámica, estando encendida al nivel 5, va a gastar lo mismo que al 9? La respuesta es obviamente que no. Y tampoco gastará lo mismo durante 20 minutos que durante 40. Por ello aunque de manera coloquial se hable de cuánto consume una vitrocerámica, lo más apropiado es hablar de la potencia, y más concretamente, de la potencia máxima de una vitrocerámica. 

Sin embargo, afortunadamente, la diferencia al final del mes, en nuestra factura eléctrica, no será mayor de unos 5 euros, entre un uso intensivo o relajado. Sí es interesante intentar cocinar en las horas de tarifa eléctrica económica durante el día, yoptar por vitrocerámicas de bajo consumo, pero no recomendamos estresarse por contar el tiempo de uso del electrodoméstico.

Sin embargo, sí podemos darte algunos consejos para ahorrar algo de energía en la cocina:

Elige una placa de inducción: aunque sean algo más caras en el momento de la compra, normalmente usan menos electricidad para calentar la comida, ya que usan energía electromagnética para generar calor, en lugar de simples resistencias.

Ahorra energía mientras cocinas: cocina más alimentos con menor frecuencia, porque es más eficiente preparar varios platos a la vez que por separado. Esto con un poco de planificación puede ayudarnos a ahorrar, haciendo pequeñas maratones en la cocina.

Calienta con el microondas: suele ser más barato usar unos pocos segundos el microondas para calentar la comida dentro de un plato, que calentar toda la cacerola con la comida dentro, durante varios minutos, en el microondas.

Lo que sí es innegable es que las vitrocerámicas ofrecen mucha libertad al cocinar, en comparación con las placas de gas y las de inducción. Se pueden usar con cualquier recipiente, sea de material ferromagnético o no. Otra pequeña ventaja es que conservan el calor residual, pudiendo apagar el "fuego" unos minutos antes de terminar de cocinar la comida.

También es cierto que suelen ser una opción más barata que las de inducción. Y comparadas con las placas de gas, obviamente tienen la ventaja de que no hay riesgos de fugas de gas.

consumo vitrocerámica kwhPor otro lado, su limpieza suele ser la más complicada, ya que si se vierte comida o líquidos en los anillos, se queman muy rápidamente y limpiarlos es un quebradero de cabeza. Muchas veces se acaban rayando los anillos del cristal de la vitrocerámica durante la limpieza, y generan muchas llamadas a servicios técnicos de reparacion vitroceramica. Por ello te recomendamos siempre limpiarlas con limpiadores aptos, y raspadores que no rayen el cristal.

 

Consumo vitroceramica induccion

Las vitrocerámicas de inducción se han convertido en una opción exprés, dan mucha agilidad para cocinar. Son una solución moderna y rápida que están ganando muchos adeptos. Pero ¿cuánto es el consumo vitroceramica induccion? ¿Es mayor que en las placas normales?

Una vitrocerámica de inducción funciona mediante el electromagnetismo, ya que se magnetiza la parte inferior de ollas, sartenes y cacerolas y se genera con ello un calor por la agitación, que se transfiere a los alimentos del interior. Por ello, para que funcionen, necesitamos tener recipientes con una parte inferior ferromagnética, para que sean susceptibles al magnetismo. 

Es gracias a eso que se produce la magia: calentamos comida, pero si ponemos la mano sobre el anillo, no nos quema: simplemente no está caliente, tiene "imanes" debajo del cristal.

Aunque esta tecnología parezca revolucionaria y complicada, en realidad no lo es. Los imanes se llevan utilizando mucho más tiempo antes de que existieran las vitrocerámicas, por lo que no debes imaginar que son complejos y consumen mucha energía. De hecho, parte de la magia es que el consumo de vitrocerámicas de inducción, es menor que el de las vitrocerámicas convencionales.

La potencia de estos aparatos es mayor que las convencionales, estando entre los 3 kw a 7 kw. Sin embargo, se usan a menor intensidad y durante menos tiempo, ya que permiten cocinar más rápidamente. Gracias a ello, y a que no se pierde calor en la transferencia de la energía a los recipientes, consumen menos electricidad que las vitrocerámicas convencionales.

Otra ventaja muy clara es que evitan quemaduras, sobre todo a los niños que alcanzan la altura para apoyar sus manos en los círculos. Otro punto a favor es que la comida o líquidos que se derramen sobre el cristal, no se carbonizan y pegan como en las convencionales, porque no está caliente el cristal.

Son por supuesto más fáciles de limpiar. La gran desventaja, es que su precio es superior que las normales.

Consumo vitrocerámica kwh

El kwh o kilovatio hora, sí es una medida de consumo, a diferencia del kw, que como vimos antes, era una medida de potencia. El kwh simplemente mide cuántos kilowatios se consumen por hora de uso de un electrodoméstico.

consumo de vitroceramica induccionSupongamos que una vitrocerámica tiene una potencia de 1.500 vatios, o 1,5 kw, si la usamos durante una hora, habremos consumido 1,5 kwh (1,5 kw x 1 h = 1,5 kwh).

Para que puedas hacerte una idea de lo que consume tu vitrocerámica, puedes consultar su consumo con un tecnico de cocinas o vitrocerámicas en alguna visita que hagan a tu casa. O más fácil: mira la etiqueta o manual del producto (si aún lo conservas) para ver qué potencia tiene, y con ello podrás hacerte una idea con los siguientes ejemplos de consumo vitroceramica kwh:

  • Una potencia de 1,5 kw durante media hora, consume 0,75 kwh, y a 0,09€.
  • Una potencia de 2 kw durante media hora, consume 1 kwh, y a 0,12€.
  • Una potencia de 2 kw durante 45 minutos, consume 1,5 kwh, y a 0,18€.
  • Una potencia de 3 kw durante una hora, consume 3 kwh, y a 0,36€.
  • Una potencia de 4 kw durante una hora, consume 4 kwh, y a 0,48€.
  • Una potencia de 6 kw durante una hora y cuarto, consume 7,5 kwh, y a 0,90€.

Como puedes observar, el consumo vitrocerámica kwh de una sola cocción no es más que unos céntimos. ¿Pero qué pasa si por ejemplo, nuestro caso es el de 0,36€, y lo multiplicamos por 30 días? Al mes sale un consumo de 10,80€, y si cocináramos dos veces al día, se nos iría hasta los 21,6€0, que no es poco dinero, para tratarse únicamente de gastar electricidad para preparar la comida.

Sin embargo, otra cosa que podría asustarnos aún más, son los precios de la electricidad y las tarifas actuales por horas. Si cocináramos en una tarifa superior a nuestro ejemplo, supongamos a un precio de 0,18 €/kwh, el cálculo mensual de antes resultaría ahora en 32,40€, una cifra que asusta más.

Viendo esta situación, se hace evidente que por un lado, conviene cocinar de golpe grandes cantidades y hacerlo en las horas económicas del día. Y por otro, que es importante intentar ahorrar el consumo de electricidad cuando concinamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Llamar
Abrir WhatsApp
Contactar por WhatsApp
o escanea el código
Consúltanos sin compromiso, te explicaremos cómo trabajamos. Llámanos, escríbenos o reserva online.